Ruta de los Pantanos

{jgxtimg src:=[images/stories/pantanos.jpg] width:=[320] title:=[Mapa de la Ruta de los Pantanos] } 
Esta ruta palentina, podía subtitularse ruta de las "aguas mansas", ya que estos embalses artificiales, retén obligado de nuestras dos corrientes hidrológicas más importantes, son el aljibe natural de nuestra provincia, desde los cuales se calma la sed de nuestras tierras resecas de Campos. Generadores de energía para industrias lejanas, son el espejo donde se asoman las cumbres nevadas de nuestras sierras, ya que en sus valles, antiguos cursos fluviales, se asientan los embalses del momento.

Cinco son los pantanos que vamos a recorrer en esta ruta, comenzando por el poniente, allá por tierras de Guardo y Velilla del Río Carrión, que es quien le origina:

El Embalse de Compuerto, con su presa a la altura del pueblo de Otero de Guardo, terminada en el año 1960, con una capacidad de 95 millones de metros cúbicos de agua.

Más arriba, siguiendo la cola de este mismo embalse, nos encontramos en el pueblo de Camporredondo, que da nombre al segundo pantano, el cual es uno de los más antiguos de nuestra provincia, construido con la misma piedra de las montañas que le rodean e inaugurado Alfonso XIII en el año 1 930 y que tiene 75 millones de metros cúbicos de capacidad. Entre estos dos embalses someten al río Carrión a un retén escalonado de sus aguas, con una alta producción hidrológica.

El tercer embalse es el único que no forma parte de las dos corrientes hidrológicas por excelencia de nuestra provincia, ya que retiene las aguas del río Rivera, afluente del Pisuerga, que nace en el Valle Estrecho, en la Fuente Desondonada o Caldereta. Este se terminó de construir en el año 1 923, con el único fin de que sirviese de reserva hidrológica para el entonces importante Canal de Castilla, por lo que su capacidad es muy reducida, tan solo l0 millones de metros cúbicos de capacidad. Su represa se encuentra ubicada haciendo pared con el pueblo de Ruesga, el cual le presta el nombre, formando sus aguas un lago artificial de gran belleza, lugar paradisíaco en los calurosos días del estío montañés.

Más hacia el norte de este anterior embalse, y por encima del pueblo de Arbejal, cercano a Cervera de Pisuerga, se encuentra el cuarto retén artificial, el primero que va a encontrar el río Pisuerga en su largo discurrir desde el Valle de Redondos. Nos referimos al embalse de Requejada, que anega la vega de Vañes, pueblo que quedó atrapado por sus aguas, aunque algunas de sus viviendas quedaron en su margen izquierdo ya reedificadas. Se inauguró en el año 1.940 y tiene una capacidad de 65 millones de metros cúbicos. Sus contornos son una de las mejores reservas ecológicas de nuestra provincia, albergando una gran riqueza de avifauna acuática.

Esto mismo ocurre con el quinto y último -por ahora- embalse de Aguilar de Campóo. Este es el de mayor capacidad de los existentes en nuestra provincia, ya que tiene una capacidad de 247 millones de metros cúbicos, habiendo sido terminada su construcción en el año 1.963. Actualmente, además de sus misiones propias de retén y producción de riqueza energética, es un lugar idóneo para la práctica de los deportes acuáticos aunque no está muy explotado para este fin.

Recorrer estos embalses es una disculpa perfecta para visitar rincones y paisajes de nuestra zona norte de gran interés para cualquier viajero que de ello se precie, como es nuestro precioso pueblo de Triollo y sus alrededores.

© 2007 - 2017 Triollo | Aviso Legal | Puede ponerse en contacto conmigo aquí
Free Joomla Templates